¿Cómo reducir o eliminar la GINECOMASTIA?

Muchos chicos, tanto jóvenes como adultos, se ven acomplejados por una alteración en sus pectorales, y es la GINECOMASTIA. Unas pequeñas protuberancias que salen en la parte de los pezones, y que vulgarmente se les llama también «tetillas de perra» (y perdonarme por la fea expresión) debido a su forma.

Cabe destacar además que es muy importante distinguir la «ginecomastia auténtica» (causada por un aumento del tejido de la glándula mamaria de la pseudo-ginecomastia, también llamada lipomastia) y la originada por la acumulación de grasa en la zona del pecho en personas obesas (‘’pseudo-ginecomastia’’).

 

 

Pero ¿qué es la Ginecomastia y por qué aparece?

La ginecomastia (agrandamiento de las mamas en el varón) es algo que ningún hombre desea. Mientras que esta patología no es mortal, puede causar graves problemas a nivel psicológico, ya que una ginecomastia puede hacernos ver al mejor cuerpo del mundo como algo tremendamente antiestético.

 

La ginecomastia puede venir determinada por numerosos factores:

  • principalmente por simples desbalances hormonales por la edad de la persona (alteración del equilibrio hormonal masculino)

 

  • por un exceso de hormonas femeninas (estrógenos, prolactina) producido por un suministro directo

 

  • por la conversión de hormonas masculinas por via exogena (testosterona, esteroides anabolizantes)

 

  • debido a distintas enfermedades

 

  • también puede darse cuando hay un déficit de testosterona en el cuerpo.

 

  • obesidad (creando esa «falsa ginecomastia», llamada ‘’pseudo-ginecomastia’’)

 

  • también los graves daños hepáticos por una ingesta crónica de alcohol y consiguiente degradación deficiente de los estrógenos, pueden ser eventualmente otra causa. Además, el alcohol limita directamente la descarga de hormonas de la glándula pituitaria, que estimulan los testículos a producir de la testosterona.

 

  • numerosos medicamentos (aparte de las hormonas) pueden desencadenar una ginecomastia, entre ellos los antiácidos para el estómago, muchos psicofármacos, antihipertensivos como Nifedipina y Verapamilo, el medicamento Finasterida para próstata y caída capilar, así como especialmente el diurético Espironolactona. La importancia de los esteroides anabólicos -androgénicos se detallará más adelante.

 

Esta patología es simplemente una condición en la que el pecho del hombre comienza a parecer el de una mujer. Como indica la etimología de su propio nombre (Ginecomastia = pecho de mujer).

 

Como hemos visto, la causa suele ser un desequilibrio hormonal en el hombre que la padece. Lo más común es que se deba a un problema de acumulación de estrógenos; aunque la progesterona también puede jugar un papel clave.

 

En personas obesas, los casos de ginecomastia son frecuentes también. Con un porcentaje alto de grasa corporal, unas enzimas existentes en el tejido adiposo efectúan la conversión de hormonas masculinas en femeninas. Por este motivo también se dan bastantes casos en personas mayores, cuando se produce un aumento relativo de la grasa corporal con una pérdida de la masa magra. En ellos se añade que con la edad disminuye progresivamente la producción de testosterona. Los dos factores llevan a una ginecomastia auténtica a la que se suele añadir una pseudo-ginecomastia por aumento de la grasa mamaria.

 

También debemos comentar que se suele confundir la ginecomastia con la ‘’pseudo-ginecomastia’’ (un término quizás poco apropiado para referirse a lo que se refiere).

La pseudo-ginecomastia realmente no tiene nada que ver con un desequilibrio hormonal. Es simplemente una acumulación de tejido adiposo en la región pectoral y se puede eliminar simplemente perdiendo peso. De todas formas, es igual de molesta que la ginecomastia.

 

 

Bien, una vez entendidos estos conceptos, pasemos a ver que tipos de personas pueden padecer de ginecomastia dependiendo de su edad (la mayoría adolescentes):

  • El primer tipo es aquel individuo que tiene ginecomastia debido a la cantidad de hormonas que le paso su madre al nacer (pero en este caso, se suele eliminar con el tiempo)
  • El segundo, son los adolescentes que, debido a los cambios hormonales de la edad, la acaban padeciendo (en este caso, se suele eliminar con el tiempo también, aunque el 30% de los casos suelen requerir cirugía)
  • En tercer lugar son los ancianos, que debido a los desequilibrios hormonales que pueden ocurrir siendo mayores, empiezan a desarrollar la ginecomastia. Además, los ancianos suelen tener una piel suave que puede hacer más desagradable todavía el padecer de este problema. En la mayoría de casos, este grupo requerirá cirugía para eliminarlo, aunque la terapia de remplazo hormonal podría funcionar como remedio.
  • Quedaría por citar a las personas que consumen hormonas y esteroides (trataremos más abajo).


ESTEROIDES Y GINECOMASTIA

Los consumidores de esteroides son los candidatos con más riesgo de padecer ginecomastia debido a la propia naturaleza de los esteroides consumidos en algunos casos, y en otros debido al modo de acción de estos una vez administrados.

 

Muchísimos esteroides están derivados de la testosterona, por lo que se convierten en estrógenos vía aromatasa. Este proceso causa una acumulación de estrógenos en el cuerpo, los cuales se unen a los receptores de dicha hormona en los pectorales, produciendo ginecomastia.

Por lo general, los que experimenten esto, empezarán teniendo pezones hinchados, y en algunos casos una ginecomastia completa.

La mayoría de los consumidores de estas sustancias quieren evitar este horroroso efecto secundario, por lo que suelen tomar precauciones (aunque en algunos casos estas no servirán debido a la respuesta individual de cada uno a las sustancias).

Con diferencia, los SERMs (Moduladores selectivos de los receptores de estrógenos), son la medida más usada para prevenir la ginecomastia. También se usan IA’s (inhibidores de la aromatasa) y antagonistas de los receptores de estrógeno.


PREVENCIÓN DE LA GINECOMASTIA EN LOS USUARIOS DE ESTEROIDES

Durante décadas, muchos afectados de esteroides se han suplementado con el SERM Tamoxifeno (Nolvadex) para combatir la aparición de ginecomastia. El Nolvadex evita la unión del estrógeno con sus receptores. Pero de ningún modo lo reduce como creen algunos.

Sin embargo, para muchos no es suficiente (aunque es una medida de prevención sólida) y prefieren usar un inhibidor de la aromatasa (IA). El IA reducirá la cantidad de estrógeno en el cuerpo (ya que evita la conversión de las hormonas usadas a estrógenos en gran medida) y se enlazará con el que quede.

Cabe mencionar que el IA es bastante más potente que el SERM en la labor deseada.

 

CONSEJOS DE XISCO SERRA

Gran persona y grandísimo profesional del mundo del culturismo y fitness. Dejamos un extrato de uno de sus artículos donde trata precisamente este tema.

Por supuesto, aunque tratemos este tema en el artículo, no significa que apoyemos la utilización de hormonas en el deporte en general. Tampoco queremos dar instrucciones para la aplicación «correcta» de hormonas para el incremento del rendimiento deportivo. Por otra parte tampoco podemos negar la realidad que supone su incidencia en el deporte de competición, independientemente de si nos parezca bien o mal su uso. Por este motivo nos limitaremos únicamente a detallar los efectos de las sustancias y obviaremos deliberadamente recomendaciones de uso y dosificación.

 

Ya se mencionó que la carencia de testosterona puede llevar a una ginecomastia. Por eso a primera vista parece contradictorio que se pueda también desencadenar por un suministro exógeno de hormonas masculinas.

Ahora bien, si observamos en detalle las moléculas de estrógeno y testosterona, veremos que ambas uniones están estructuralmente construidas de manera muy similar. También en el cuerpo masculino los estrógenos cumplen una función importante. En el hombre los estrógenos son producidos exclusivamente por la conversión de la testosterona, para esto sirve la enzima aromatasa. La conversión en sí se define como aromatizar. Esta enzima es especialmente activa en el cerebro y el tejido adiposo, pero también en las gónadas, el hígado y en el sistema musculo-esquelético.

 

Otra posibilidad para el cuerpo para degradar la testosterona es la conversión en dihidrotestosterona (DHT) a través de la enzima 5-alpha-reductasa.

 

En contraste con la testosterona la DHT es más androgenica o sea virilizante. Esto signífica que se une intensamente a los receptores androgénicos repartidos por todo el cuerpo. La DHT no puede convertirse en estrógenos. Esto es igualmente válido para los esteroides anabólicos-androgénicos derivados de la DHT (en adelante y para abreviar los denominaremos anabolizantes). De ahí que estas sustancias no puedan desencadenar ginecomastia, pero su uso prolongado tenga otros efectos indeseados típicos de la DHT. Entre ellos por ejemplo están la alopecia androgénetica, acné, subida del colesterol o el aumento de la próstata.

Entre los anabolizantes, que tienen una estructura similar a la DHT – y que por tanto no provocan ginecomastia – está por ejemplo Drostanolon (Masteron®). Este incluso tiene un efecto anti-estrógeno, ya que – al igual que la DHT – se une a los receptores de estrógenos, bloqueando estos a los estrógenos que así no pueden desarrollar su función. En la medicina clásica se utilizaba antiguamente Drostanolon como tratamiento en cánceres de mama no operables.

También Metenolon (Primobolan®) y Oxandrolon al ser derivados de la DHT no pueden aromatizar, pero a cambio provocar los efectos no deseados que hemos mencionado antes, aunque sean catalogados como esteroides suaves. También el Stanozolol (Winstrol®) como derivado de la DHT no aromatiza.

 

Boldenon (Ganabol®) al igual que la Trenbolona pueden en principio aromatizar, pero en realidad y debido a su estructura molecular ocurre muy poco.

 

Al grupo de las sustancias altamante aromatizantes pertenecen ante toda la testosterona misma asi como el Metandienon (Dianabol®). El Metandienon además es convertido en un estrógeno muy potente, el 17 – alpha – Methyl Estradiol.

 

La Nandrolona (Deca-Durabolin®) también puede desencadenar una ginecomastia, aunque no por aromatizar, sino a través de otro mecanismo: Tiene un efecto típico de la progesterona. La progesterona es una hormona femenina, que de forma similar a los estrógenos más conocidos puede llevar a la retención de agua, aumento de grasa corporal y la ginecomastia. Por este motivo los anti-estrógenos no pueden contrarestar esta afección si se utiliza la Nandrolona.

 

 

¿CÓMO SABER QUE PUEDES COMENZAR A TENER GINECOMASTIA?

Empiezas a sentir sensibles tus pezones, o incluso a dolerte. Tabién posibles picores por la zona. Si tienes estas sensaciones, deberías empezar a usar un IA para evitar la aparición de la ginecomastia. Por esta razón, suplementarse con Anastrozol, Letrozol, etc. es mejor idea si se empieza a notar la posible ginecomastia (al ser muy potentes).

Aun así, como he comentado, hay gente tan propensa a padecer esta patología que cualquier IA le dará igual. Para estas personas, la cirugía será la única opción viable, ya que deben eliminar las glándulas mamarias (de todas formas, es una operación rápida y simple). Casi siempre, se hará una pequeña incisión en la areola para realizar la extracción, y esta no dejará cicatrices en la mayoría de casos. También puede entrar en juego una liposucción para eliminar el tejido adiposo sobrante (ya que también puede ser un problema, como hemos comentado al comienzo del artículo).

 

CÓMO ELIMINAR LA GINECOMASTIA

Una vez ha aparecido la ginecomastia, en muchos casos es imposible eliminarla sin cirugía. Respuesta breve pero consisa y real.

 

Existen algunos medicamentos tanto para la prevención como para el tratamiento de una ginecomastia ya presente: Los anti-estrógenos.

En medicina se utilizan normalmente para la terapia del cáncer de mama. Debido a que los estrógenos fomentan el crecimiento del cáncer, tiene sentido una reducción del nivel de estrógenos: Se contiene el cáncer y tras una exitosa operación del cáncer de mama disminuye el riesgo de una nueva formación del tumor.

 

Entre los anti-estrógenos diferenciamos los moduladores selectivos de los receptores estrogénicos e inhibidores de aromatasa.

Las moduladores selectivos de los receptores estrogénicos como por ejemplo Tamoxifen no impiden la reconstrucción de los estrógenos. Se adhieren propiamente al receptor de estrógenos, pero seguidamente no desencadenan los típicos efectos de los estrógenos en la célula. Con esto consiguen que estrógenos más potentes no se adhieran y que sus efectos – entre ellos la disolución de la ginecomastia – no se despleguen.

Tamoxifen es el medicamento que más detalladamente fue analizado en estudios científicos respecto a su capacidad para eliminar una ginecomastia existente. Los datos existentes son relativamente positivos, por lo cual un ensayo terapéutico está justificado en cualquier caso. Pero no siempre va a ser suficiente su efectividad. Entonces pueden ser introducido otros anti-estrógenos o como alternativa intervenir quirúrgicamente.

Como un efecto secundario positivo típico de los estrógenos, se observa con Tamoxifen una mejora en la relación entre el colesterol bueno HDL y el colesterol malo LDL.

También existe un abuso del Tamoxifen en el deporte. Junto a la función de impedir una ginecomastia, se emplea también para restablecer la producción endógena de la testosterona tras finalizar un ciclo. Otros efectos indeseados de los estrógenos como son la retención de agua y grasa, no son eliminados por el Tamoxifen ya que solo ocupa los receptores de estrógenos en la glándula mamaria pero no los del tejido adiposo.

 

Clomifen es igualmente un modulador de los receptores de estrógenos. Se utiliza en medicina para estimular en las mujeres la ovulación. Como el Tamoxifen bloquea estrógenos más potentes y que estos se adhieran al receptor. Sin embargo para prevenir o tratar una ginecomastia es inferior al Tamoxifen. En el deporte se utiliza para la anteriormente mencionada estimulación de la producción propia de la testosterona.

 

Al contrario que las sustancias arriba nombradas, los inhibidores de aromatasa impiden principalmente la conversión de testosterona a estrógenos. Son muy superiores al Tamoxifen o Clomifen en su efectividad contra la ginecomastia.

 

Anastrozol (Arimidex®), Exemestan (Aromasin®) y Letrozol (Femara®) son habituales medicamentos de este grupo. Dado que la generación de estrógenos es impedida desde el principo, actuan en todos los tejidos. Cuando a nivel deportivo se usa la testosterona o los anabolizantes aromatizantes, los inhibidores de aromatasa reprimen tanto los efectos positivos como negativos de los estrógenos que de ello se genera. Por supuesto hablamos de estos términos del punto de vista de la persona que utiliza estos medicamentos de manera abusiva.

 

Entre los efectos indeseados están, aparte de la ginecomastia, un exceso de retención de líquidos (junto a la hipertensión) y de grasa corporal, por lo cual se aplican estas sustancias durante la fase de precompetición.

 

Pero los estrógenos disponen también de propiedades deseadas: en cierto modo tienen propiedades anabólicas mediante la descarga de la hormona de crecimiento y la construcción de IGF-1. Hay que mencionar que la función anabólica-androgénica de la testosterona es generalmente transmitida por distintos mecanismos, principalmente su adhesión al receptor androgénico. Diferentes estudios indican que la efectividad de la testosterona en relación a la descarga de IGF-1 y de la hormona de crecimiento (que son independientes del receptor androgénico) no se produce por la testosterona en si, sino exclusivamente por estrógenos. Aquellos estrógenos que se construyen tras la aromatización de la testosterona.

 

Además las retenciones de agua debidas a los estrógenos llevan hacia una superhidratación de la célula muscular, lo que a su vez estimula la síntesis proteica. Si se reprime por completo la formación de estrógenos por los inhibidores de aromatasa, es menos pronunciada la ganancia de la musculatura.

Los estrógenos además ayudan contra los dolores de las articulaciones y mejoran la relación de los valores del colesterol HDL/LDL. Los inhibidores de aromatasa empeoran este balance y en contraposición de Tamoxifen y Clomifen, de manera considerable.

 

Si se observan estos efectos deseados e indeseados queda por saber si estas sustancias no proporcionan más inconvenientes que ventajas. Durante las fases de adquisición de volumen presentan más desventajas, por lo menos si uno no sufre en exceso de los efectos secundarios estrogénicos de la testosterona. Los moduladores de los receptores estrogénicos reducen suficientemente tales efectos secundarios en la mayoría de los casos.

Si se debe tratar una ginecomastia ya existente, tiene mucho sentido el uso de inhibidores de aromatasa. Y en caso de que la medicación no fuera suficiente, es preceptiva una operación.

 

 

Operación de la ginecomastia

Una operación sólo debería ser considerada cuando tras modificar ciertos hábitos posiblemente causantes (abstinencia alcohólica, reducción de grasa corporal, suprimir medicamentos desencadenantes, etc.) y tras terapia farmacológica, no se hayan tenido resultados.

En adolescentes la ginecomastia suele retroceder sola, de ahí que se deban esperar 1-2 años antes de adoptar otras medidas terapéuticas.

 

La operación suele durar habitualmente entre 1 y 2 horas y se realiza bajo anestesia general, sedación o anestesia local. Una anestesia general se empleará frecuentemente en pacientes obesos, si con la ginecomastia existe un cuadro de pseudo-ginecomastia. Aqui junto a la eliminación del tejido mamario, debe de realizarse una succión de la grasa corporal excedente que se encuentre en la zona del pezón. Además se realiza primero la aspiración y posteriormente se elimina el tejido de la glándula mamaria. En caso de una ginecomastia muy acusada, puede ocurrir que la piel no se ajuste sobre el nuevo contorno pectoral. Entonces se extirpa la piel sobrante para ajustar la piel al pecho.

 

La eliminación del tejido de la glándula mamaria se realiza a través de una incisión semi-circular, bajo el borde inferior de la aréola, Menos frecuentes son la incisión horizontal a través de la aréola con un pequeño corte semicircular alrededor del pezón.

La eventual succión de la grasa se realiza a través de la misma incisión en la aréola o a través de muy pequeños cortes en la zona de la axila o en la mitad inferor del pecho.

 

Es habitual la introducción de un drenaje en la zona intervenida para expulsar exudado. Un fuerte vendaje de compresión debe llevarse posteriormente durante 2-3 semanas, para que esté garantizada la forma óptima de la zona operada, aunque en los primeros días existan inflamaciones causadas por exudado o derrames de sangre. La forma definitiva del pecho tras la operación puede ser evaluada a partir del tercer mes.

 

Ligeras actividades físicas pueden ser realizadas nuevamente tras 2-3 días, los puntos serán retirados tras 7-10 días. Con actividades deportivas habría que esperar unas 4 semanas, para que las cicatrices de la operación no se agranden. Si se proyectase rayos UVA sobre la sutura, habría que utilizar durante medio año crema con alta protección para evitar una sobrepigmentación marrón oscura.

 

La eliminación de una ginecomastia es una operación muy habitual y relativamente baja en riesgos. Se debería no obstante eliminar por completo las glándulas mamarias, debido a que el tejido restante puede crecer de nuevo. Técnicas mínimamente invasivas por endoscopia se están desarrollando en la actualidad que podrían llevar a procesos de recuperación más breves y conllevar aún menos complicaciones. Resultados definitivos respecto a la cuestión, de que si estos procesos pueden lograr una eliminación total del tejido no están disponibles de momento.

 

FUENTES
  1. Johnson RE, Murad MH. Gynecomastia: pathophysiology, evaluation, and management. Mayo Clin Proc. 2009 Nov;84(11):1010-15.
  2. Basaria S. Androgen abuse in athletes: detection and consequences. J Clin Endocrinol Metab. 2010 Apr; 95(4):1533-43.
  3. Hartgens F, Kuipers H. Effects of androgenic-anabolic steroids in athletes. Sports Med. 2004;34(8):513-54.
  4. Berry J. Are all aromatase inhibitors the same? A review of controlled clinical trials in breast cancer. Clin Ther. 2005 Nov;27(11):1671-84.
  5. Wilborn C, Taylor L, Poole C, Foster C, Willoughby D, Kreider R. Effects of a purported aromatase and 5alpha-reductase inhibitor on hormone profiles in college-age men. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2010 Dec;20(6):457-65.
  6. Cabler S, Agarwal A, Flint M, du Plessis SS Obesity: modern man´s fertility nemesis. Asian J Androl. 2010 Jul;12(4):480-9.
  7. Petty PM, Solomon M, Buchel EW, Tran NV. Gynecomastia: evolving paradigm of management and comparision of techniques. Plast Reconstr Surg. 2010 May;125(5):1301-8.
  8. Haynes BA, Mookadam F. Male gynecomastia. Mayo Clin Proc. 2009 Aug;84(8):672.

Deja un comentario

Call Now Button
¿Tienes dudas? Te asesoro