¿Cuánto tiempo se pueden congelar los alimentos?

Primero nos metidos con los alimentos que deberíamos descartar meter en la nevera. Posteriormente tratamos aquellos alimentos y cocinados que podríamos meter en el congelador. Y ahora la cuestión es, ¿cuánto tiempo se pueden congelar los alimentos? Veamos cuánto tiempo, y que dependerá del alimento… eso sí, tener en cuenta que podrá depender mucho del tamaño o cantidad de cada porción el que os dure más o menos en el congelador.

.

.

El congelador es uno de nuestros mejores aliados en la cocina.

Y es que nos permite tener disponibles muchos alimentos y conservar las sobras durante un tiempo. El problema es que, en ocasiones, este electrodoméstico se convierte en un «cajón desastre» donde almacenamos los alimentos y los recuperamos al cabo de muchos meses e incluso años. Nos olvidamos de que, aunque esté congelado, ningún alimento dura eternamente. ¿Cuánto es el máximo? ¿Qué pasa si excedemos el tope?

.

.

María Rosa Urdiales, vocal de la Sociedad Española de Seguridad y Calidad Alimentarias (SESAL) explica que la duración de las propiedades de los alimentos en congelación depende de muchos factores. El más importante: el tipo de congelador.

A más frío, mejor serán las condiciones”, explica la experta. Por eso, uno que presente 3 o 4 estrellas (alcanzan temperaturas de entre -18 grados centígrados y -24 grados) permitirá conservar durante más tiempo los alimentos que uno de 1 o 2 estrellas con una temperatura de -6 grados y -12 grados.

.

  • Una estrella (*): la temperatura es de unos -6 ºC y el tiempo de almacenamiento de una semana. No sirve para congelar.

.

  • Dos estrellas (**): con unos -12 ºC el tiempo de almacenamiento de un mes, puesto que a estos grados el agua ya se solidifica, pero no se eliminan parásitos como el Anisakis, por ejemplo.

.

  • Tres estrellas (***): a -18 ºC las condiciones de congelación ya son adecuadas y se pueden mantener los alimentos unos tres meses.

.

  • Cuatro estrellas (****): los -24 ºC permiten conservar los alimentos durante más tiempo, de tres a seis meses.

.
.

Factores a tener en cuenta

Si el producto ha sido aislado antes de la congelación, durará más que uno que ha sido depositado dentro de una bolsa de plástico

Otro de los factores a tener en cuenta es la manera en la que hemos guardado el alimento antes de congelarlo. Y es que no es lo mismo aislar un producto que atarlo simplemente dentro de una bolsa. Según explica Urdiales, lo ideal es envasarlo al vacío. De esta manera se impide que absorba olores y se mejora la calidad de congelación porque no pierde agua. Otra manera es cubrirlo con un papel plástico. “Cuanto más pegado esté el envoltorio al producto, mejor”, detalla. En el caso de estofados o caldos, los tuppers cerrados herméticamente acostumbran a ser la mejor opción.

.

También el tamaño de las piezas hará variar el tiempo óptimo de conservación y la calidad. “La mejor manera es guardar los alimentos en trozos pequeños o en capas finas. De lo contrario, el centro del producto tardará mucho tiempo en congelarse y la calidad será peor”, sostiene Urdiales y, añade: “si la congelación es lenta, los cristales de hielo que se forman van a ser grandes, van a romper la estructura del alimento y, al cocinarlo, este quedará más seco y fibroso”.

.

.

Una vez tenemos asegurados estos dos puntos, el período adecuado de congelación depende del tipo de alimento. Algunos aguantan más tiempo el frío que otros. Por ejemplo, las verduras preservan sus propiedades durante más tiempo que la carne. Sin embargo, las propiedades del producto también juegan un papel importante. “Las carnes y los pescados, cuanto más grasos son, menor es su duración porque la grasa tiende a enranciarse con el tiempo”, sostiene Urdiales. Por eso, según indican las tablas de conservación de organismos internacionales como las de la OCU o la Agencia de Seguridad Alimentaria de Estados, la carne puede permanecer congelada entre seis y 12 meses. Sin embargo, aquellas carnes más grasas es preferible consumirlas antes de los seis meses, mientas que las magras, como el pollo, pueden conservarse perfectamente durante un año.

.

Con el pescado sucede lo mismo. Variedades como el chicharro, el bonito o el atún pueden aguantar como máximo tres meses. Por el contrario, pescados blancos como la merluza o el rape lo hasta los seis meses. Por su parte, el marisco se puede mantener congelado durante un año.

.

.

La carne

Puede permanecer congelada entre seis y doce meses, aunque cuanta más grasa tenga, antes deberíamos consumirla

Las verduras también permiten la congelación durante un año. Sin embargo, lo recomendable es hacer un blanqueado o escaldado antes de meterlas. “Este tipo de alimentos contienen unas enzimas que siguen activas al congelarse. Eso significa que si metemos la verdura recién comprada, estas enzimas seguirán actuando y alterarán el sabor”, detalla Urdiales. Por eso, lo ideal es meterlas antes en agua hirviendo durante 2 o 3 minutos con un poco de sal.

.

En cuanto al pan, se puede congelar sin problemas y mantendrá todas sus propiedades siempre que no se excedan los tres meses. Pasado ese tiempo, lo normal es que pierda sus cualidades sensoriales y se modifique la textura y el sabor original.

.

.

Pero ¿y las sobras? Según explica la experta, los estofados o guisos se aconseja mantenerlos congelados un tiempo máximo 4-5 meses. En cambio, los caldos, ya sean de carne, verduras o pescado, conservan todas sus propiedades tan solo un par de meses.

Para no pasarse de fecha, Urdiales recomienda marcar con una etiqueta o un rotulador el día en que guardamos el producto. Pero ¿qué pasa si consumimos un alimento que lleva demasiado tiempo congelado? “Probablemente podrás comerlo, pero este habrá perdido totalmente sus propiedades: si es carne se habrá enranciado y si es pan se habrá quemado”, concluye.

.

.

En líneas generales, el tiempo que pueden durar los alimentos en el congelador varía en función del alimento:

CEREALES Y DULCES:

  • Pan, alimentos preparados o cocinados: tres meses. Los panes horneados de pueden congelar sin problemas y descongelar manteniendo todas sus propiedades siempre y cuando no se excedan los tres meses. En el caso de panes sin hornear, que se venden en algunas grandes superficies, el tiempo se reduce a un mes.

.

  • Helados y tartas heladas: aunque suele indicarlo el fabricante, dada su elevada proporción de azúcar, se recomienda no mantener estos alimentos congelados más de un mes.

.

  • Galletas: si alguien quiere congelar galletas, está de enhorabuena porque puede mantenerlas hasta ocho meses congeladas, aunque el tiempo puede menor si tienen una mayor proporción de azúcar.

.

.

PESCADOS Y MARISCOS

  • Pescado graso y marisco: tres meses. Al ser más graso, reduce el tiempo recomendado a los tres meses máximo, seis si ha sido previamente cocinado.

.

  • Pescado magro: seis meses. El pescado siempre se descompone más rápido que la carne, por lo que puede ser congelado durante menos tiempo.

.

  • Pescados ahumados: las piezas ahumadas aguantan hasta dos meses en condiciones óptimas.

.

  • Mariscos crustáceos: la langosta aguanta cruda doce meses y las centollas y bueyes de mar diez meses. Si han sido cocidos, su tiempo se reduce a un máximo de tres meses.

.

  • Mejillones y ostras: duran de dos a tres meses.

.

  • Almejas: alcanzan los seis meses.

.

  • Pulpos y calamares: si han sido debidamente limpiados y eviscerados pueden durar hasta seis meses congelados.

.

.

CARNES:

  • Cerdo: seis meses. La chuleta de cerdo cruda, por su mayor proporción de materia grasa, el cerdo reduce su duración hasta los seis meses, aunque si la carne ha sido asada y haya perdido parte de sus lípidos, puede durar hasta doce meses.
.
  • Carne de pollo y de caza: 10 meses. Son carnes muy magras, casi todas ellas proteína, por lo que aguantan incluso hasta doce meses congeladas. Esto sería para las carnes de ave SIN COCINAR, y cocinadas serían aproximadamente 2 a 3 meses.

.

  • Cordero y ternera crudos: las carnes de este tipo aguantan congeladas sin problemas hasta nueve meses.

.

  • Carne picada: dos meses.

.

  • Embutidos: dos meses.

.

  • Estofados de carne: finalmente, todo tipo de estofados pueden congelarse durante un máximo de cuatro meses.

.

.

FRUTAS, VERDURAS Y HORTALIZAS:

  • Hortalizas: 10 meses.

.

  • Verduras: 8 meses. Para congelar verduras, antes deben lavarse y escaldarlas con agua unos segundos para enfriarlas después y antes de congelar. También pueden cortarse y dejarlas listas para cocinar. Con el escaldado se consigue eliminar cualquier posible bacteria. Es aconsejable, sea cual sea el alimento, congelarlo en porciones pequeñas para que la congelación se produzca más rápido y, por tanto, el riesgo alimentario sea menor. Una buena opción es hacerlo en bolsas de plástico hermético de un solo uso a las que se les quita todo el aire del interior. También es recomendable anotar en el envase la fecha en que se congela para controlar mejor los tiempos. Los alimentos cocinados deberán enfriarse antes de introducirlos en el congelador.

.

  • Frutas: 6 meses

.

  • Frutos secos: 2 años

.

  • Tomates y pimientos: 4 meses

.

  • Nueces: 2 años

.

.

LÁCTEOS Y HUEVOS:

  • Quesos: los quesos sólidos, curados y sin curar, alcanzan los seis meses. Los quesos más grasos y fundidos no duran más de un mes.

.

  • Mantequilla: se puede congelar sin problemas durante nueves meses al estar su grasa protegida por los glóbulos de caseína.

.

  • Huevos: debido a la porosidad de la cáscara y la cantidad de lípidos de la yema, solo se pueden congelar durante un mes.

.

  • Yogurt: al ser un fermentado, aguanta bien dos meses.

.

.

OTROS:

  • Caldos, Sopas y Cremas: ya sean de pescado, carne o vegetales, el periodo de congelación recomendado de un caldo no debe superar los tres a seis meses.

.

  • Comidas cocinadas: 3-6 meses

.

  • Salsas: 1 mes

.

.

Alimentos que no es conveniente congelar

No puede congelarse cualquier alimento. Las frutas como peras o manzanas pierden su textura. Los huevos y preparaciones a base de huevo crudo como mayonesa tampoco deben congelarse, igual que las hortalizas de hoja verde, como coles o espinacas crudas, porque pierden color y textura (antes de congelar deben escaldarse). Debe tenerse en cuenta que, del huevo, la parte que mejor responde a la congelación es la clara.

.

Tampoco es conveniente congelar alimentos ricos en grasas como la nata y algunas salsas, ya que son productos acuosos que pierden propiedades porque es frecuente que la grasa quede en el fondo y se forme una masa sólida que hace que, cuando se descongelen, no se siempre tengan el mismo sabor.

.

Otros alimentos que no se recomiendan congelar serían:
  • Ensaladas
  • Cebollas verdes
  • Huevo
  • Mayonesa
  • Leche evaporada y condensada
  • Queso crema
  • Crema dulce
  • Leche formula infantil

.

.

Frío y patógenos

¿Por qué la congelación inactiva los patógenos? Porque la mayoría no puede multiplicarse a temperaturas inferiores de 8 ºC, y menos aún temperaturas de congelación. Si bien el frío de la nevera (unos 4 ºC) ralentiza el metabolismo de los microorganismos, el del congelador consigue un poco más, es decir, lo detiene. Pero debe tenerse en cuenta que ni la refrigeración ni la congelación los destruye (esto es algo que solo logra una adecuada cocción). Por eso se considera que el frío, a diferencia del calor al que se someten en cualquier tipo de cocción, no es higienizante. También es importante saber que algunos patógenos son algo más resistentes al frío que otros, como Listeria monocytogenesYersinia enterocolitica y Aeromonas hydrophila.

.

.

Deja un comentario

Call Now Button
¿Tienes dudas? Te asesoro