Ejercicios para aliviarte la Lumbago

Es uno de los dolores más habituales, bien por malas posturas, misma posición durante mucho tiempo, un mal movimiento o gesto, e incluso por una mala técnica de ejecución en algún ejercicio como pueda ser un PESO MUERTO, SENTADILLAS, REMO CON BARRA, entre otros.

Mantener la espalda flexible a la vez que tonificada es vital para prevenir los incómodos «ataques de lumbago», y que nos quiten de entrenar o llevar nuestra vida cotidiana con normalidad. En este artículo vamos a tratar precisamente este tema con unos consejos de ejercicios que os podrán ayudar a aliviar esas molestias.

.

 

Torsión Lateral de Piernas

  • Túmbate boca arriba, flexiona una pierna y mantén estirada la otra

 

  • Pasa la pierna flexionada por encima de la estirada, ladeándola.

  • Coloca una mano por encima de la rodilla de la pierna flexionada y «tira» hacia abajo. La otra mano puede ayudar «empujando» la parte de la cadera hacia abajo.

 

  • La rodilla de la pierna flexionada deberá ir hacia el suelo PERO forzando lo justo y necesario… que notes que te carga la cadera, y la zona lumbar.

 

  • Mantén la postura 20 segundos y recupera la posición inicial muy despacio. Haz lo mismo con la otra pierna.

 

  • Deberás respirar con suavidad durante todo el ejercicio.

.

.

Arqueamiento de la columna

  • Sitúate a cuatro apoyos («a cuatro patas» dicho de forma vulgar) como podrás ver en la ilustración.

 

  • Coge aire y, mientras lo sueltas, redondea la espalda con el abdomen apretado y la cabeza entre los hombros.

 

  • Aguanta 10 segundos y vuelve a la posición original relajando el abdomen.

 

  • La respiración es tan importante como el movimiento. Procura que sea lenta y profunda.

.

.

Torsión al frente del Tronco

  • Mantente de pie de forma relajada.

 

  • Echa el tronco hacia delante curvando poco a poco la espalda.

  • Mantén esta posición durante 10 segundos.

 

  • Respira de forma lenta.

 

  • Vuelve a la posición inicial, pero alzando ambos brazos hacia arriba, y manteniéndote durante 10 segundos.

 

  • Repite la secuencia varias veces.

.

.

Hipertextensión

  • Túmbate boca abajo, piernas totalmente estiradas y brazos flexionados con manos apoyadas en el suelo (fíjate en la ilustración de más abajo).

 

  • Ayudándote de ambas manos, y sin despegar la CADERA del suelo (o lo mínimo), estira los brazos poco a poco y con suavidad, bien hasta que llegues a estirarlos del todo, o hasta que notes la zona lumbar con algo de molestia.

  • Llegado a la máxima posición de la hiperextensión, aguanta durante 15 a 20 segundos.

 

  • Respira suavemente y con tranquilidad.

 

  • Vuelve a la posición inicial lentamente, y tras 10 a 20 segundos de relax, repite secuencia.

.

.

Separando todas las vértebras

  • Colócate de rodillas sentado sobre los talones.

 

  • Lleva el cuerpo poco a poco hacia delante apoyando el pecho en tus piernas de modo que las manos y los antebrazos queden apoyados en el suelo.

  • Deja caer la cabeza entre los hombros y mantén el estiramiento unos 30 segundos.

 

  • Incorpórate despacio, redondeando la columna, y repite de nuevo.

 

  • Acompaña este momento con una respiración lenta y profunda. Nota cómo se llena de aire la caja torácica.

Deja un comentario

Call Now Button
¿Tienes dudas? Te asesoro