El dolor podría poner en orden nuestras vidas

El dolor podría poner en orden nuestras vidas, haciéndonos pagar los intentos de destruir el dolor causado en estos tiempos de pandemia.

.
En la situación que vivimos actualmente, sobre todo por el empeoramiento de la situación económica a nivel mundial, y por el hecho de tener que estar encerrados en nuestras casas y sin libertad alguna (sin entrar en el dolor de la pérdida de seres queridos, ya que esto es otro mundo), pueden sernos momentos para reflexionar en muchos aspectos.
.
Cuando sentimos esa pérdida, es porque detrás de ello hay amor y desesperación, hay sentimiento y necesidad… éste puede expresarse de muchas maneras, porque tenga la forma que tenga, ese dolor nos hiere, nos hace sufrir. Pero por otro lado, ese daño puede ser necesario para poner orden en nuestras vidas.

.
Todos amamos la libertad. Para muchos es de vital importancia el salir a pasear, hacer ejercicio al aire libre, ir al gimnasio… sea como sea, todos necesitamos el hecho de divertirnos de cualquier forma fuera de casa.

.
De nuestra situación, y pese a lo que pueda estar pasando en mi caso, abro mis propios ojos y miro con detalle como puede cambiar todo de un día para otro. Ojalá nos demos cuenta todos del daño que nos hemos estado haciendo a nosotros mismos.
.
Quizás, solo quizás, podamos ver con más claridad que se nos puede dar una nueva oportunidad, porque tal vez, y solo tal vez, hayamos podido aprender algo más acerca de nosotros mismos, y aprovechemos este momento para convertirlo en una oportunidad para cambiar nuestras vidas a mejor, sea en lo que sea aquello en lo que anteriormente no nos fue bien o creíamos que estábamos plenos o satisfechos.

.

El dolor nos hace daño, pero debemos tener en cuenta que si aparece es porque hay algo detrás que nos importaba y hemos de aprovechar ese momento para convertirlo en una oportunidad, ese mismo sufrimiento nos puede provocar dar ese golpe sobre la mesa, tan necesario en muchos momentos, haciéndonos abrir los ojos y cambiar nuestro mundo, nuestra vida, nuestra situación personal, nuestra forma de actuar sobre las cosas que nos rodean.

.
Sé que es muy difícil cambiar de pensar sobre todo cuando hemos perdido un trabajo o ciertas oportunidades en alguna parte. Muy cierto. Pero es indiscutible que los sentimientos intervienen. Porque ese trabajo podría formar parte de un sueño, de un proyecto, una forma de vivir el día a día, de ganar un dinero para invertirlo en una ilusión que, en estos tiempos, se pueden perder. Y es ahí donde el dolor aparece.
La pena de la pérdida puede ser el detonante de un cambio, de poner orden en nuestras vidas. Una oportunidad de empezar a hacer las cosas de una forma diferente.
Detenernos por un momento y reflexionar. Repasar nuestras vidas, analizarlas y encontrar aquellos denominadores comunes negativos que siempre acaban imponiéndose en nuestras vidas.

.

Es fácil decir las cosas y no llevarlas a cabo. Pasará el confinamiento y volveremos a caer en nuestros errores. Somos humanos al fin y al cabo, y como tales, se nos da muy bien tropezar con la misma piedra.
.
Pero si hacemos un alto en el camino, reflexionamos y aprovechamos todos estos daños para poner orden y darnos la oportunidad de cambiar. De hacer las cosas de otra manera, tal vez, y solo tal vez, habremos empezado a cambiar el rumbo de nuestras vidas y con ello nuestro futuro.
.
Muy buen Martes para todos… ante una nueva semana donde deberemos permanecer fuertes y animosos 💪😅😊💪

Deja un comentario

Call Now Button
¿Tienes dudas? Te asesoro