La Mujer Deportista – Tríada

Muchos estudios han mostrado un aumento de la prevalencia de las alteraciones en la apreciación de la apariencia corporal y de la conducta alimentaria entre las deportistas, comparadas con la población general. La mujer que hace deporte suele tener una imagen de buena salud física y mental. Sin embargo, en el contexto de la actual presión social y cultural en relación con la delgadez, la personalidad de la deportista, junto con las exigencias del deporte practicado, pueden desencadenar un trastorno de comportamiento alimentario.

Durante la pubertad los jóvenes deben aumentar masa muscular y se les anima a ganar peso para mejorar el rendimiento físico. Por el contrario, las mujeres durante esta etapa ganan grasa corporal y se les anima a perder peso para mejorar el rendimiento y/o la imagen. Muchas jóvenes deportistas se encuentran presionadas por la necesidad de obtener buenos resultados en las competiciones, y para ellas el peso puede ser el factor más importante en su rendimiento.
También hay que tener en cuenta que una mala aceptación de la pubertad se puede convertir en un signo preocupante y es un factor de riesgo para el desarrollo de una distorsión en la percepción de la imagen corporal y una alteración en la conducta alimentaria secundaria.

TRÍADA DE LA MUJER DEPORTISTA

La tríada de la mujer deportista es un síndrome que comprende la existencia de desórdenes de la alimentación, amenorrea y osteoporosis. Los componentes de la tríada están relacionados entre sí en su etiología, patogénesis y consecuencias. Generalmente esta tríada comienza con una alteración en la conducta alimentaria. La nutrición inadecuada combinada con el ejercicio físico intenso resulta en un déficit de energía. Con el tiempo, esta deficiencia energética causa una disminución en la producción de estrógenos por el ovario, y esto a su vez da lugar a amenorrea. Finalmente, la ausencia de estrógenos y la alimentación insuficiente (con déficit de vitaminas y minerales) se
puede traducir en una pérdida de la densidad mineral ósea. La tríada puede acarrear serias consecuencias, ya que se asocia con una morbilidad importante y algunas de sus manifestaciones pueden no ser completamente reversibles

Deja un comentario

Call Now Button
¿Tienes dudas? Te asesoro